Como ahorrar agua y energía en el consumo diario

A continuación van los grandes clásicos, las recomendaciones de siempre, aquellas a las que siempre recurrimos cuando pensamos en como cuidar el medio ambiente y que, probablemente, todos hayamos oído en más de una ocasión:

Ducharse en lugar de bañarse – Una de las más seguidas, resulta ahorro medioambiental, de tiempo y de dinero. Si lo pensamos, llenar la bañera son unos 200 litros, mientras que una ducha pueden ser unos 70 litros, 130 litros que se ahorran, multiplicados por 365 días del año… ¡podemos ahorrar más de 47.000 litros al año!

Usar la lavadora a plena carga – No está de más recordarla, en ocasiones un “necesito esto para mañana” hace que la lavadora tenga que trabajar para 2 ó 3 prendas, en estos casos, hay varias opciones, una es el clásico lavado a mano, que generalmente para prendas de uso cotidiano no resulta muy laborioso…pero si estamos escasos de tiempo o, por qué no, de ganas de lavar a mano, siempre podemos echar un vistazo por casa y aprovechar para lavar alguna otra cosas como toallas, albornoces, sábanas, etc. ¡optimicemos nuestros recursos!

Usar el lavavajillas a plena carga: si necesitamos cambiar el lavavajillas podemos optar por modelos que incorporan la opción de media carga.

Reciclar: al principio resulta un poco lioso y das vueltas por la cocina buscando el cubo adecuado, pero en seguida te acostumbras y es muy fácil.

Poner una botella en la cisterna del WC – Esta es de las menos populares pero venga, anímate, levántate y llena aunque sea un botellín de medio litro para la cisterna y…¡ya está hecho!

Vale, y además de estos tips… ¿qué más podemos hacer? pues hay muchas cosas que podemos hacer en nuestro día a día para poner nuestro granito de arena a la hora de cuidar el medio ambiente, ahí van una serie de consejos generales:

Aceite usado: tenemos contenedores especiales donde depositar el aceite usado, si por nuestra zona no hay ninguno la mejor opción es echarlo en una botella con ayuda de un embudo y tirarlo a la basura de orgánico.

Comprar productos de temporada: no hace falta que tu comida viaje 10.000 km antes de llegar a tu mesa.
Facturas online: además evitas acumular papel en casa.

Usa las escaleras: muy bueno también para hacer ejercicio y sino queremos “forzar” mucho… ¡podemos usarlas sólo para bajar!

Llevar bolsa al super o el carro, que además de no cargar peso, puedes ir a la última moda.
Hoy en día cada vez realizamos más y más operaciones por internet, podemos hacer compras por internet en grupo y así reducir los embalajes, además de compartir los gastos de envío.

Evita los aerosoles y cuando puedas sustituye el producto en aerosol por otro con otro sistema de aplicación.
El mejor ahorro es el no consumo y si consumes no lo tires, ¡regálalo o véndelo! Tienes muchas webs especializadas donde podrás deshacerte de las cosas que no necesites y sacar unos duretes.

¿Cómo puedo ahorrar agua?

Instala atomizadores en los grifos, lo que hacen es mezclar el agua con aire aumentando la fuerza del chorro de agua.

Cierra los grifos mientras te aseas, ahorrarás más de 10 litros… ¡por minuto!

Escoge plantas autóctonas para tu jardín y tiestos, consumen menos agua y dan mucho menos trabajo.

Riega al anochecer o amanecer para evitar pérdidas por evaporación.

¿Y como puedo ahorar energía?

Pilas recargables: las pilas son altamente contaminantes, si las compramos recargables evitamos generar un residuo y además…podremos dejar de “robarle” pilas a una cosa para ponérsela a otra.

Apagar interruptores : es evidente pero siempre hay que recordarlo.

Calefacción: evita los radiadores eléctricos, consumen una barbaridad. Acondicionado/calefacción: mantener la casa a la temperatura adecuada, se recomiendan unos 25ºC en verano, 21ºC en invierno.

Bombillas de bajo consumo: la bombilla en sí es más cara, pero compensa en cuanto a la duración la misma y con la reducción de la factura.

Frigorífico: dejar unos 5 cm entre la parte trasera del frigorífico, la pared y los laterales, de modo que se facilite la ventilación y aumente el rendimiento.

Lavadora: agua a la menor temperatura posible. El 80-85% de la energía que consume es calentando.

Cocina: podemos hacer varias cosas como usar la olla a presión, utilizar la tapa para evitar que se vaya el calor, apagar el fuego antes de acabar la cocción para aprovechar el calor residual. Si estamos pensando en cambiar la cocina, podemos optar por una de inducción que, al funcionar solo cuando se tiene un recipiente sobre ella, aprovecha totalmente la energía.

Evitar una ventilación excesiva de la vivienda: con unos 10 minutos por habitación es suficiente.

Farolillos para el jardín: podemos utilizar farolillos de energía solar.

Es importante también implicar a los niños en el ahorro para que ellos también puedan contribuir, aunque hay que reconocer que, en muchos casos, son ellos los que nos enseñan a nosotros.

Reciclar: posiblemente sean los mejores “recicladores” de la casa y recordarán a todos donde va cada cosa.

Usar papeleras: siempre hay que recordar a los más pequeños de la casa que usen las papeleras cuando estén en la calle.

Llévalos siempre que puedas a jugar al parque, al campo, al zoo, etc. se divertirán, disfrutarán y no estarán en casa jugando a la consola o viendo la tv.

Enséñales a cuidar una plantita, a la mascota de casa, ¡serán los mejores amigos!

Consumamos menos: podemos compartir los libros y el material escolar. Se puede incluso proponer un sistema de préstamo o alquiler de libros con el resto de padres o con el centro escolar.

Si os han gustado estos consejillos y queréis profundizar más, os invito a que visitéis la página del Ministerio de Medio Ambiente, concretamente el programa “Hogares Verdes”, en los diferentes módulos se pueden descargar fichas de ahorro de agua, energía, trasporte y mucho más.