Lámparas a energía solar

59_termica-2

La primera entidad gubernamental mexicana en sacar provecho de la energía solar para cubrir ciertos servicios básicos como el encendido de lámparas en oficinas, es ya el Instituto de Ciencia y Tecnología del DF (ICyTDF).

A partir de este miércoles, un panel solar de cuatro mil 100 wats, es el nuevo sistema fotovoltaico autónomo encargado de producir electricidad limpia, ahorrando un promedio anual de 19.3 toneladas de gasóleo y así evitar la emisión de 56 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Este sistema que tardo cerca de 5 meses en instalarse; costó al estado, cerca de un millón 300 mil pesos mexicanos.

Osvaldo Vigil, investigador del IPN, aclaró en cifras: “una casa estándar, consume 1.5 kw diarios de energía y estos 4.1 kw que está produciendo el sistema instalado en el ICyTDF, sería el equivalente a dar electricidad a 3.5 casas al día”.

Rodrigo Montúfar, director de Tecnologías Urbanas del Instituto, hizo incapié: “La idea de hacer instalaciones con celdas fotovoltaicas es aprovechar lo que es energía limpia y energía renovable, para evitar la quema de combustibles y reducir los gases de efecto invernadero”.

Petróleo, gas y carbón, son utilizados en grandes cantidades (80 por ciento de la energía eléctrica utilizada) a diario, por el Distrito Federal y todo el país como combustible fósil, generando al mundo grandes y serios problemas de contaminación y contribuyendo al calentamiento global.

Durante 150 mil años el nivel de CO2 en la atmósfera no padeció cambio alguno, en cambio, desde hace 50 años, fácilmente se duplicó, lo que nos lleva hoy a la cifra de 360 partes por millón de este mismo contaminante.

Las alarmas comienzan a sonar por parte de todos los expertos del mundo, quienes preveen que para el año 2100 la temperatura pueda incrementarse entre 1.8 y hasta cuatro grados centígrados: “la atmósfera tendrá más energía para los fenómenos que se presentan en ella, tendremos una atmosfera descontrolada”

El director del Programa de Cambio Climático y Proyectos MDL de la Secretaría del Medio Ambiente del DF, Óscar Vázquez, pronostico para ese entonces; lluvia, huracanes, frío y calor mucho mas intensos que los que vivimos hoy día.