El atroz cautiverio de Susi

La asociación animalista Libera inició una campaña en procura de obtener el traslado de Susi, la elefanta que habita en el Zoológico de Barcelona, hacia un hábitat en el cual pueda desarrollar sus comportamientos naturales con sus pares, debido al delicado estado sanitario en el que se encuentra. La organización busca influir en la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de condenar a la elefanta a la soledad hasta que arriben otros ejemplares en el 2011.

El diagnóstico sobre la salud de Susi es muy negativo: desde que es la única elefanta del zoológico tras el fallecimiento de Alice hace un año, el deterioro de su salud es incesante; la tristeza y depresión derivada de la soledad en un hábitat hostil han precipitado la vejez: pese a ser cronológicamente un espécimen adulto,  su aspecto físico manifiesta la cercanía de la muerte.

Por cierto, Libera basa su exigencia en estudios científicos. En primer lugar, un aspecto de importancia vital en la salud de los elefantes es la dimensión del recinto: una investigación de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), exhorta a destinar unos 20.000 metros cuadrados a una pareja de elefantes en cautiverio… sin embargo, el Zoológico de Barcelona solo dispone para Susi de unos escasos 1.017 metros cuadrados de cemento.

En segundo lugar, un estudio realizado por la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad a los Animales en West Sussex (Reino Unido), que fuera publicado por la revista Science en diciembre de 2008, demostró que la esperanza de vida de los elefantes que habitan en los zoológicos europeos es significativamente menor a la de los que se encuentran en reservas protegidas de Asia y África.

Las estrategias utilizadas por la organización animista para obtener el traslado de Susi a un santuario incluyen la recolección de firmas, las consultas con los partidos políticos, el boicot al zoológico (en breve, activistas se instalarán en sus puertas para denunciar el hacinamiento que padece la elefanta), así como la puesta en escena en los medios de comunicación de la problemática situación para que sean los barceloneses quienes intercedan por la salud de Susi.