El deshielo de los glaciares peruanos se precipita

En la cordillera Blanca, la cadena tropical situada en la región peruana de Ancash, se han derretido más del veinte por ciento de sus glaciares en los últimos treinta años, según indicaron las autoridades de la Unidad de Glaciología del Instituto Nacional de Recursos Naturales de Perú.

Los últimos estudios e investigaciones han registrado un incremento del proceso en la cordillera tropical más alta y vasta del planeta: mientras hace tres décadas el retroceso anual de los glaciares era de nueve metros, en la actualidad la cordillera pierde unos veinte metros.

De los dieciocho picos nevados que se encuentran en Perú, la cordillera Blanca es la que posee la mayor cantidad de glaciares. Sin embargo, la magnitud del calentamiento global extermina estas formaciones con una velocidad aterradora. Si bien el proceso no es homogéneo, las grietas y avalanchas cada vez se manifiestas con más intensidad.

El glaciar de Pastoruri, paraíso del turismo de montaña, se transformó en una simple capa de hielo; el glaciar Broggi, ubicado a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar se extinguió en 2005; mientras tanto, el Yanamarey experimenta un retroceso acelerado: en siete años puede desaparecer. Sin embargo, el Huascarán, hermoso pico que casi asciende a los siete mil metros de altitud, perdurará debido a las perpetuas nieves

La pérdida de los glaciares es de importancia significativa para Perú, debido a que constituyen reservas de agua dulce; asimismo, aún está latente la catástrofe que ocurrió en 1970 en la cordillera Blanca,  cuando el deslizamiento de los hielos de una glaciar sepultó a los treinta mil habitantes de un poblado.