Transmilenio, un recorrido hacia el planeta sustentable

Inaugurado en el 2000 en Bogotá, la capital de Colombia, el Transmilenio, sistema de buses de tránsito rápido, se transformó en un emblema del transporte público eficaz y eficiente: no solo redujo el tiempo de desplazamiento, sino que también disminuyó la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

Orgullo de la ciudad, el Transmilenio obtuvo en el 2007 una certificación de las Naciones Unidas por la reducción de los gases que precipitan el efecto invernadero. Inspirado en experiencias desarrolladas en Curitiba (Brasil) y similar al Metrobús que recorre las calles de México D.F., el Transmilenio ha sido el primer proyecto de su rubro en obtener la certificación de las Naciones Unidas.

En una ciudad con casi ocho millones de habitantes, el constante aumento del parque automotor (en la actualidad circulan casi un millón y medio de vehículos particulares) provoca problemas en el transito y en la salud (contaminantes peligrosos pululan en el aire); la tendencia al caos y la congestión vial mutó considerablemente con la irrupción del sistema de buses rápidos.

Según las autoridades de la empresa, gracias a Transmilenio no se emitieron a la atmósfera más de un millón de toneladas de dióxido de carbono; no obstante, las Naciones Unidas solo certificaron la reducción de las emisiones del período 2007-2008: 130.000 toneladas de dióxido (Por cierto: cada tonelada de dióxido constituye un certificado que los países industrializados que suscribieron el Protocolo de Kyoto están obligados a adquirir).

El dinero que derive de la venta de los certificados, a través de la Corporación Andina de Fomento, se invertirá  para acondicionar las estaciones de pasajeros. Asimismo, la empresa busca incrementar la reducción de gases; actualmente, se prueban combustibles alternativos (biodiésel   y etanol) para sustituir al diesel, que pese a poseer bajos niveles de azufre, dista de los patrones imperantes en Europa. Optimizar el tiempo de los ciudadanos y minimizar la degradación del medio ambiente siguen orientando el recorrido del Transmilenio.

Artículos relacionados: