Archive | Animales

RSS feed for this section

Observatorio Macroscópico virtual; biodiversidad terrestre

La creación de un “observatorio macroscópico” virtual de la biodiversidad terrestre, fue anunciada en la primera Conferencia Biósfera Electrónica, a principio de mes en Londres. 500 biólogos e informáticos de 50 países se reunieron y fueron testigos del anuncio que significará la posibilidad de describir, analizar y modelar el medio ambiente de forma virtual.

El director ejecutivo de la Enciclopedia de la Vida del Smithsonian Institute de Washington, James Edwards, hablo sobre como en poco tiempo las observaciones de ciudadanos sensatos con el medio ambiente harán posible estudiar la biodiversidad a nivel planetario creando un observatorio virtual con relevancia histórica.
Según Joaquín Giménez, investigador del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); México con su Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO;) y su trabajo para unir informática y biodiversidad, es un lugar privilegiado, tanto por acopiar datos e informaciones en bases de datos integrándolas con información geo-espacial desde hace una década ya, como a través de ‘registros de biodiversidad’ en donde se trabaja con la participación de la ciudadanía como parte importante para la recolección de estos registros.

Edwards se extendió: a través entonces del observatorio macroscópico (OM), se podrá disponer por parte de quien este interesado (mas allá de ser científico o no), de un poderoso instrumento para hacer un mapa de la biodiversidad, monitorear el cambio climático y la conservación de las especies. Y posteriormente simplificó la idea de esta forma: “Será tan simple como enviar la foto de un insecto que apareció en la zona donde nunca se lo vio antes, por ejemplo, tomada y enviada con el teléfono portátil si no hay otra forma¨. A través de programas informáticos y de Internet todo el mundo estará habilitado a enviar a OM las fotos o imágenes de especies animales o vegetales con el fin de recabar información, o incluso de acceder a la base de datos para identificarlas.

“Estamos creando un observatorio virtual para la biodiversidad mundial, donde las observaciones ambientales, los datos de especies, resultados experimentales y el modelado sofisticado será hecho en todos los niveles de la biodiversidad, de los genes a los ecosistemas”, expresó James Edwards.

Biólogos e informáticos trabajan en conjunto para lograr describir, analizar y modelar la biodiversidad a escala de un “observatorio virtual”. A esto se le llama “informática para biodiversidad”, y es una rama de la “informática biológica” que permite de forma eficaz seguir los cambios” tanto de abundancia de animales, insectos y plantas, así como los patrones de temperaturas y precipitaciones.

La mayoría de datos del Global Biodiversity Facility son observaciones llevadas a cabo por ciudadanos.

Joaquín Giménez, piensa al OM, como una forma de acercar los extremos; ahora el trabajo científico se elaborará no sólo por los expertos, sino por el público, a fin de cuentas destinatario final de la información.

Sobre otros países de América Latina:

“Hay varios actores en América Latina que entre todos han podido contribuir y lo que nosotros hacemos en la UNAM viene en parte de la CONABIO, de INBio (Costa Rica) y CRIA (Brasil), lo que muestra la importancia de las transferencias” en cuanto a lo que trata sobre el conocimiento de la biodiversidad.

Permitiendo avances en el manejo de la biodiversidad y el comercio bilateral con la detección y cuarentenas de plagas y especies invasoras, siendo también de ayuda para la agricultura -identificación de enfermedades y plantas resistentes- y la pesca, con la evaluación de inventarios e identificación de las especies capturadas. (Con información de Notimex/MVC)

Llamada por uno de los organizadores como la “democratización de la información sobre la biodiversidad”, el OM será incluso útil a la salud humana, en la medicina, ya que permite la autentificación de plantas de uso medicinal, de algas tóxicas, sobre el origen de virus, enfermedades virales y emergentes.

61ª reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI)

Este lunes, se dio comienzo a la 61ª reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), además única organización mundial de regulación de la caza de ballenas. La asamblea fue celebrada en Funchal, una isla portuguesa en Madeira, y a ella concurrieron delegados pertenecientes a los 85 Estados miembros.

El propósito de la CBI, es apaliar las diferencias existentes entre los países que se encuentran favorables a la caza de ballenas, y los que se oponen; o al menos hacer que dichas diferencias no sean causa de la ruptura entre ambos campos.

El estadounidense William Hogarth, preside la CBI, y según el, los integrantes de la Comisión estarían capacitados a luego de cinco días de debate, prolongar un año las negociaciones iniciadas en 2008.

Por estas negociaciones es que se trabaja en el marco de “grupo de trabajo reducido”, y que se le adjudica a este, la tarea de hacer avanzar los temas considerados más urgentes. “Trataremos de extender ese proceso un año más. No creo que la gente esté dispuesta a esperar más de un año. Si no tememos respuestas en el año 2010, pienso que muchos países buscarán resolver esas cuestiones de otra manera”, agrega Hogart.

Según el mismo, existen al momento “progresos importantes”. Y a la vez están las negociaciones con Japón, es stand by, esperando un eventual acuerdo que apruebe que Japón reanude la cacería comercial “limitada” al mar frente a sus costas, a cambio de que reduzca sus cacerías científicas en el Antártico.

El ministro portugués de Medio Ambiente, Francisco Nunes Correia, planteo en la sesión de apertura de la comisión que es “consciente de que será difícil obtener un acuerdo para resolver todos los interrogantes que se plantean aún a la CBI”; Pero que espera ¨que los avances que se logren durante esta reunión contribuyan a la elaboración de un acuerdo justo y equilibrado, que podrá ser firmado en la 62º reunión de la CBI” en 2010, declaró.

Desde que entro en vigor en 1986 la moratoria que prohíbe la caza con fines comerciales, la CBI otorga permisos realmente escasos sobre la caza de ballenas, estos a la vez, deben tener una justificación científica o tradicional verdadera. Aun así desde entonces, alrededor de 40.000 ballenas han sido cazadas en el mundo por Estados que se niegan a someterse a la prohibición.