Archive | Planeta agua

RSS feed for this section

Paisajes naturales pueden desaparecer, sino se actúa rápidamente

playa_del_carmen_enpeligro

Ubicada en México, Playa del Carmen es uno de los lugares más hermosos de nuestro planeta. Esto pareciera ser la introducción a una nota sobre viajes y destinos turísticos, sino fuera porque éste, como otros lugares de ensueño, están desapareciendo de la faz del planeta debido al cambio climático y a la poca respuesta de las autoridades de los países.

Esto se desprende de un informe del periodista Jorge Ramos en el cual da su impresión objetiva acerca del fenómeno que está poniendo en peligro la preservación de Playa del Carmen como así también de otras zonas costeras de México.

Ramos expresa en su nota periodística que caminando por Playa del Carmen vio un espectáculo deprimente. “No son esas playas interminables de suave arena blanca que todavía aparecen en fotografías en Internet promoviendo el turismo”, explica y agrega que se encontró con una estrecha franja de arena, llena de piedras y un mar hambriento que se come la playa ola por ola.

En otra parte de su informe, indica que, a pesar de todos los problemas, Playa del Carmen “sigue siendo un maravilloso lugar que prohíbe las construcciones de más de tres pisos y que ha alimentado un ecléctico ambiente que va de lo internacional a lo pueblerino”. Pero sentencia que “sin playas no hay muchas razones para quedarse ahí”.

¿Cuándo vamos a reaccionar? Paisajes de ensueños y centenas de especies de animales penden de un hilo y están próximas a desaparecer. ¿Qué es lo que estamos esperando para actuar? Ojalá no sea muy tarde.

Artículos relacionados:

Base antártica uruguaya recibe investigadores venezolanos

La base uruguaya en la Antártida alberga por segunda vez en la historia a una misión científica venezolana, que está monitoreando el aire y tomando muestras de agua y sedimentos del continente helado. La Base Científica Antártica Artigas, ubicada a unos 3.500 kilómetros al sur de la capital uruguaya, sirve habitualmente de cuartel general para misiones científicas.

“El equipo venezolano está trabajando activamente aprovechando el buen clima que hay en la Antártida”, comentó a la agencia AP el teniente coronel Waldemar Fontes, jefe de la base.

“Como hay buen tiempo ahora, los científicos venezolanos están todos abocados a sus actividades, que incluyen la toma de muestras en zonas costeras como sedimentos, pequeños moluscos, muestras de agua”, dijo en una entrevista telefónica que le hiciera la agencia noticiosa.

Los investigadores bolivarianos también están monitoreando “el lago Uruguay, cercano a la base y otros realizan muestreo del aire, donde instalaron equipos especiales que determinan la pureza del aire y así pueden medir la contaminación”, explicó.

Es la segunda presencia de científicos venezolanos en el territorio antártico de Uruguay, país que aspira a ser miembro consultivo del Tratado Antártico. La primera misión fue entre febrero y marzo de 2008.

Fontes agregó que un equipo de científicos alemanes del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina, también están trabajando allí “con el propósito de estudiar el glaciar Collins, cercano a la base, para medir el comportamiento, su movimiento y grosor de la masa de hielo”.

 

Artículos relacionados:

Cambio climático podría dejar sin oxígeno a los animales marinos

Un estudio del Instituto de Medioambiente de Potsdam (Alemania) alerta sobre la amenaza que el cambio climático significa para el oxígeno de los mares, vital para muchas especies acuáticas.

Matthias Hofman y Hans-Joachim Schellnhuber, científicos responsables de la investigación, simularon lo que ocurriría con los mares, si durante este siglo las emisiones de dióxido de carbono siguieran aumentando como lo han hecho hasta ahora.

Los investigadores concluyeron que en la zona del ecuador, entre los 200 y los 800 metros de profundidad, el oxígeno apenas podría llegar debido a la acidificación de los mares, que absorben el dióxido de carbono de la atmósfera.

Datos recientes indican que en el último siglo el índice de pH (que mide la acidez) de la superficie marina cayó de un 8,2 a un 8,1. Cuanto menor es el índice, mayor es la acidez; siendo el pH 7 el índice neutro.

Si las personas siguen vertiendo dióxido de carbono en los mares y océanos, y el índice de pH se reduce en torno a un 0,7, las consecuencias que se desencadenarán serán nefastas.

En los océanos más ácidos, las reacciones químicas provocan que haya en el agua menos cantidad de carbonato de calcio, esto origina el esqueleto calcáreo de los corales y muchos pequeños organismos que nadan libremente.

Este fenómeno conduciría a un debilitamiento del denominado “corazón de carbono biológico”. Si los corales mueren, los compuestos de carbono de las profundidades marinas aumentan aproximadamente cien mil millones de toneladas al año.

Asimismo, al haber en un mar ácido menos calcio para los bancos de algas, se extenderían otras especies de plancton vegetal, que por ser más livianas se hunden mucho más lentamente que éstas después de muertas. Por eso, las bacterias tendrían mucho más tiempo para debilitar todo el plancton muerto en las capas de agua superiores, lo que implicaría que se agotara el oxígeno en esas zonas.

Artículos relacionados:

Causas sobre la aceleración del calentamiento en el océano Atlántico…

Parecería ser que la disminución de las tormentas de arena en el Sahara y a una menor actividad volcánica en los trópicos, provocan de alguna forma que en los últimos 30 años, se halla producido una aceleración del calentamiento del océano Atlántico, según lo que nos dice un estudio publicado este jueves en Estados Unidos.

Evaluando los efectos de los modelos climáticos sobre la temperatura de la superficie del océano Atlántico, se llegó a esta conclusión. Los datos de satélites sobre el polvo y otras partículas en suspensión en la atmósfera que sirven de pantalla solar fueron una variable mas del estudio.

Climatólogo de la universidad de Wisconsin, Amato Evan, es uno de los principales autores del estudio publicado en la edición electrónica de la revista Science del 26 de marzo; y afirma que: “Una gran parte del incremento de las temperaturas en los últimos 26 años en la superficie del océano Atlántico en los trópicos -un cuarto de grado Celsius en promedio por década- solo se puede explicar por (una disminución de) las tormentas de arena y de la actividad volcánica”.

Según el calculo hecho sobre el calentamiento del Atlántico en los últimos 26 años y el impacto en la temperatura según los cambios de las tormentas de arena en África y la actividad volcánica, sobre todo con las erupciones del volcán El Chichón en México en 1982 y del Mont Pinatubo en Filipinas en 1991, los expertos hablan de que: “La combinación de estos dos factores explica cerca del 70% de esta alza de la temperatura y un cuarto está vinculado a las tormentas de arena y polvo”(en Africa).

Artículos relacionados: