Archive | Planeta Saludable

RSS feed for this section

La cocina solar, la conjunción de salud y sabor

Millones de hombres, principalmente en África, América y Asia, utilizan leña o excrementos de ganado para producir la energía indispensable para cocinar alimentos. Lamentablemente, esta práctica es nociva para el medio ambiente y la salud de la humanidad (la contaminación por partículas procedentes de la combustión de biomasa viabiliza enfermedades respiratorias y cardiovasculares cuyo destino suele ser la muerte).

Por suerte, la solución a estos problemas ya se encuentra en el planeta… desde hace treinta años: en 1979 el físico Shyam S. Nandwani, originario de la India, diseño en Costa Rica una cocina solar que permite preparar alimentos prescindiendo de prácticas nocivas para la naturaleza.

Febrero de 1979: el suministro de electricidad es escaso debido a la crisis energética derivada del alza del precio del petróleo; valiéndose de la potencia inherente de la radiación solar en esa época del año, Nandwani diseña un artefacto para paliar la mutilación eléctrica: una caja (de madera, cartón, acero inoxidable, fibra de vidrio o metal) que contiene una lámina de hierro metalizada (pintada de negro mate), la cual absorbe la radiación solar y permite calentar los alimentos.

Con el paso del tiempo,  Nandwani, que actualmente está al frente del Laboratorio de Energía Solar de la Universidad Nacional de Costa Rica, introdujo modificaciones que posibilitaron optimizar su funcionamiento: en breve, el artefacto era capaz no solo de calentar los alimentos, sino también de cocinarlos.

Pero además de contribuir a reducir nuestra dependencia de las fuentes energéticas tradicionales, la cocina solar posee significativos beneficios: los alimentos pierden menos vitaminas, a consecuencia de utilizar menos agua en el proceso de cocción; después de introducir los alimentos en la cocina, no se requiere ningún cuidado (además, no se queman ni se pegan al recipiente); sirve también para purificar agua y tostar y secar alimentos; inexistente peligro de fuego, explosiones o choques eléctricos; su reducido peso permite trasladarla constantemente.

Extendido su uso en Costa Rica, su propagación a otras partes del planeta puede ser un factor de gran vitalidad para transformar nuestra matriz energética y viabilizar una existencia más saludable.

Artículos relacionados:

Hamburgo, “Capital verde de Europa” en 2011, busca incrementar intercambio de saberes

En el 2011, la ciudad de Hamburgo será la “Capital verde de Europa” luego de ser designada el pasado 23 de febrero por la Comisión Europea; a pesar de la distancia temporal, autoridades y sociedad civil elaboran las estrategias para transformar a la urbe en un catalizador de ideas, propuestas y experiencias de desarrollo sustentable.

La ciudad ha establecido al intercambio de estos conocimientos como uno de sus fines durante el transcurso del 2011; para viabilizar este objetivo, en los próximos días se procederá a la apertura de canales de comunicación y debate, entre los que se distinguen la creación de un portal de internet, el desarrollo de un festival de cine verde, la celebración del congreso de la Juventud Verde y la instalación de puestos de información.

Una de las estrategias más significativas para propiciar el intercambio de saberes es el “Tren de las ideas”, exposición que recorrerá varias ciudades europeas exhibiendo paradigmáticos proyectos de desarrollo sustentable; asimismo, es substancial a la propuesta la adjunción en cada estación de las manifestaciones nativas más singulares; por lo tanto, al finalizar su recorrido se desplegará en Hamburgo todo lo emanado entre los rieles.

Entre las virtudes que determinaron la elección de Hamburgo se hallan la conciliación del desarrollo económico y la defensa del medio ambiente, el contraste armónico entre las pulsiones urbanas y la tranquilidad de sus bosques y la puesta en práctica de programas para minimizar el consumo energético; sin embargo, sería inadmisible no mencionar las objeciones de algunas organizaciones ecologistas (por ejemplo, el otorgamiento de un permiso para construir una central eléctrica a carbón y  el relleno de una de las reservas de agua dulce más grande de Europa)

Artículos relacionados:

Nuevo supermercado conjuga el ahorro de energías con la reducción de emisiones

El grupo Tengelmann abrió en Alemania el primer supermercado verde; el “Klimamarkt” busca dejar obsoleto el concepto de “Supermarkt” (denominación que connota una forma de consumo depredadora), fue construido en un lapso récord de ocho meses. Es considerado punta de lanza para todo el sector por su moderno concepto que permite un ahorro de hasta 50% de energía, al mismo tiempo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.

Karl Erivan W. Haub, director general del grupo, dijo al presentar el innovador proyecto, que la meta del grupo es cumplir con los propósitos del Protocolo de Kyoto: reducir en un 20% las emisiones de CO2 hasta el 2020.

Dentro de las innovaciones más significativas podemos destacar que el centro comercial funciona reciclando sus propios desperdicios. Por ejemplo, el suministro de energía para calefacción proviene hasta en un 75% del calor que pierden las instalaciones frigoríficas. El restante 25% lo suministra un equipo de aclimatación por geotermia basado en una bomba de calor que en invierno provee de energía proveniente del subsuelo y en el verano absorbe el calor ambiental para depositarlo en el subsuelo. Adicionalmente las puertas de vidrio de los refrigeradores y las paredes de cristal proveen de luz los pasillos con lo que se ahorra energía adicional.

No es de extrañar que este nuevo concepto de mercado se haya desarrollado en Alemania: la discusión en torno al medio ambiente y a los altos precios de la energía se encuentra omnipresente en la opinión pública. Inmerso en este contexto, para el grupo Tengelman la protección al medio ambiente es una de las prioridades desde hace cuarenta años: primero se estableció una especie de “código medioambiental”, así como medidas vinculantes en la administración del grupo; posteriormente se enlistó los productos nocivos para eliminarlos de los estantes, al tiempo que se hicieron esfuerzos para reducir la basura, sobre todo los empaques; “ahora la empresa se ocupa directamente de la protección al clima”, afirma Haub.

El grupo ha adoptado una serie de medidas agrupadas bajo la “iniciativa climática Tengelmann”, que van desde el uso de electricidad “verde”, proveniente de fuentes alternativas de energía, hasta la participación en el primer proyecto en Alemania que mide las emisiones de gas efecto invernadero que permite configurar un “balace de emisiones”. La última y más completa apuesta es el Klimamart: “Con esta combinación de medidas podremos reducir el consumo de energía a la mitad”, aseguró Haub. De esta forma, se conjugan en forma armónica el desarrollo económico con el respeto del medio ambiente.

Artículos relacionados: