Tipos de energías renovables para uso doméstico

La eficiencia energética consiste, no en gastar menor energía, sino en aprovecharla mejor y con ello conseguir que se gaste menos, es decir, se utilizan tecnologías, sistemas y procesos para evitar que se desperdicie tal y como ocurre con las energías convencionales.

Si estamos pensando en adaptar nuestro hogar a un sistema más eficiente energéticamente debemos tener en cuenta que a nivel doméstico hay una serie de energías renovables que se están empleando para lograr ahorro energético y limitar nuestra dependencia energética, ya que podemos autoabastecernos logrando así una disminución de las emisiones de CO2 y, por supuesto, un interesante ahorro económico.

Todas ellas tienen como principales características que proveen de un recurso inagotable y renovable, no contaminan, suponen un ahorro energético y económico, contribuyen al respeto y cuidado del medio ambiente y aumentan el valor de la vivienda.

El mayor problema con el que se encuentran este tipo de energías frente a la sociedad es el elevado coste inicial de su instalación y que pasan 5-6 años hasta que se empieza a notar el ahorro.

A continuación vemos los principales tipos de energías renovables para uso doméstico y su funcionamiento:

Energía solar térmica

¿Qué es? Utilización de la energía solar para aumentar la temperatura de un líquido. Se puede emplear para producir agua caliente, calefacción, climatización de piscinas, etc.

¿Cómo funciona? Se emplean paneles térmicos que captan los rayos del sol, a través de estos paneles se hace pasar, normalmente agua, que se calienta con esa energía absorbida del sol y se dirige hacia el sistema de acumulación desde donde se distribuye. Es de fácil instalación y requiere poco mantenimiento.

Energía solar fotovoltaica

¿Qué es? Utilización de la energía solar para transformarla en energía eléctrica basándose en el efecto fotoeléctrico. Tiene tantas aplicaciones como tenga la electricidad.

¿Cómo funciona? Se emplean módulos fotovoltaicos.

Las células solares tienen unos semiconductores que transforman, de forma continua, la radiación solar en electricidad almacenándola en los acumuladores. Cuentan con reguladores de carga para evitar daños por picos de corriente. Normalmente tienen también un inversor para transformar la corriente continua en alterna.

Geotermia

¿Qué es? Energía que se obtiene por extracción del calor de la tierra.

geotermia¿Cómo funciona? La energía geotérmica consiste en un circuito cerrado formado por una bomba de calor, colectores de polietileno enterrados en el suelo y una bomba hidráulica. Los colectores contienen una solución de agua gliconada que captan o ceden el calor al subsuelo según queramos producir calor o frio, está solución de agua con glicerol fluye a través de los colectores gracias a la bomba hidráulica y será la bomba de calor la encargada de realizar el aprovechamiento energético distribuyéndose al sistema de calefacción, agua caliente sanitaria, etc.

Los captadores pueden ser horizontales o verticales, los primeros se entierran a una profundidad de hasta 1,5 m y requieren un área mayor y los segundos se sitúan entre los 50 y 200 m necesitando, por tanto, menos superficie. En la imagen podemos ver la instalación de un sistema de geotermia con captadores verticales.

Biomasa

¿Qué es? Energía que se obtiene del aprovechamiento de la materia orgánica.

¿Cómo funciona? Consiste en una caldera de biomasa (que funciona de una forma parecida al de una caldera de gas) en la que se quema la materia orgánica, normalmente pellets de madera, huesos de aceituna, etc. generándose un calor que se dirige al circuito de agua, esta se calienta y se puede emplear para calefacción, agua caliente sanitaria o climatización de piscinas. A nivel industrial el proceso es más complejo y se puede emplear también para generar energía eléctrica.

Es necesario también un contenedor o silo para almacenar el biocombustible, este se conecta a la caldera a través de un alimentador que introduce la materia orgánica en la caldera.