El hemisferio norte subestima la concentración de amoniaco en la atmósfera

agricultura

Este domingo la magazín especializada Nature Geoscience, publicó una investigación que plantea como el hemisferio norte, ha subestimado la concentración de amoniaco en la atmósfera (provocado principalmente por la intensificación de la agricultura).

Investigadores de la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad Pierre y Marie Curie de París; afirman: “En la atmósfera, el amoniaco (NH3) acelera la formación de partículas, reduciendo la calidad del aire”; y el Centro Nacional de la Investigación Científica precisa: “Las concentraciones elevadas de amoniaco afectan a la fauna, la flora y la calidad del aire a nivel local”.

El primer mapa global de fuentes de amoniaco, ha sido posible gracias al Interferómetro Atmosférico de Sondas Infrarrojas (IASI) del satélite Metop. Según los resultados arrojados por tan instrumento, las mayores concentraciones de amoniaco están por encima del 30º paralelo norte; y dentro de las regiones más afectadas figuran las que poseen una fuerte densidad de población agrícola, principalmente India y China, pero también en los valles del Po (Italia) y del Ebro (España), las regiones de San Joaquín en California y el Snake River Valley en Idaho, así como el valle de la Ferghana en Uzbekistán.

Los excrementos del ganado (39%), los abonos a modo de amoniaco (17%), fuentes naturales (19%) y la combustión de la biomasa (13%), son responsables de la emision del amoniaco atmosférico.

Los investigadores hacen hincapié en que: “a pesar de las reglamentaciones en algunos países desarrollados, el total (mundial) de las emisiones de NH3 se han casi duplicado entre 1860 y 1993 y podría aún duplicarse de ahora a 2050″; para ellos, no hay vuelta atrás cuando esto provoque “una cascada de problemas medioambientales”.

Los científicos amplían: indicando que el amoniaco se produce a partir de hidrógeno y de nitrógeno y representa “cerca de la mitad del nitrógeno reactivo enviado a la atmósfera, jugando un papel importante en la acidificación y la eutrofización (exceso de elementos nutritivos) de nuestros ecosistemas”.