Ecuador pretende ganar, almacenando 850 millones de barriles de petróleo y evitando emisiones de CO2

ecuador_amazonia2

Ecuador planea obtener 7.000 millones de dólares, procediendo a almacenar bajo tierra 850 millones de barriles de petróleo, que evitarían grandes emisiones de CO2, y que serian ubicados en la selva de la Amazonia, donde habitan los últimos indígenas nómadas en aislamiento voluntario.

El promotor del proyecto, dijo a la agencia AFP: “El mecanismo no cae dentro del mercado del carbono y plantea que vamos a dejar el petróleo bajo tierra para no emitir 410 millones de toneladas de CO2″
Certificados de Garantía Yasuní (CGYs), serán negociados en el marco del Protocolo de Kioto, como si fueran bonos de carbono (CER). Actualmente se cotizan en 17,28 dólares por cada tonelada de CO2.

Sevilla, presidente del Consejo Administrativo de la iniciativa Yasuní-ITT, señaló ademas: “Estamos proponiendo emisiones evitadas, que ni siquiera permitimos que salga del suelo el carbono que está atrapado y llegue a contaminar la atmósfera”.

El gobierno hoy se encuentra en el dilema,  ser miembro de la OPEP (explotando los yacimientos petroleros localizados en la Amazonia de Ecuador) y financiarse con la venta del crudo, y por otra parte decirse respetuoso del medio ambiente ya no es viable.

Con el dinero recaudado en 10 años, Ecuador planea proteger los 40 parques nacionales de la mayor biodiversidad del mundo que posee, y además, reforestar 1 millón de hectáreas y luchar contra la pobreza que sufren los territorios de comunidades indígenas y de negros en la región.

Esta previsto que los recursos alimenten un fondo administrador internacional, y que sean los gobiernos quienes compren los CGYs, simplemente a cambio de dejar a perpetuidad 20% de las reservas petroleras de Ecuador bajo tierra.

Este proyecto que se encuentra en promoción desde el 2007; fue presentado ante la ONU, por el presidente Rafael Correa.

El embajador Francisco Carrión, representante presidencial en el Consejo del Yasuní-ITT, dijo que La Unión Europea (UE) apoya el “pionero” plan: “No hay un caso similar en el mundo, no ha habido antes una propuesta de esta naturaleza, lo cual genera una enorme ola de simpatía”, añadió.