Nuevo supermercado conjuga el ahorro de energías con la reducción de emisiones

El grupo Tengelmann abrió en Alemania el primer supermercado verde; el “Klimamarkt” busca dejar obsoleto el concepto de “Supermarkt” (denominación que connota una forma de consumo depredadora), fue construido en un lapso récord de ocho meses. Es considerado punta de lanza para todo el sector por su moderno concepto que permite un ahorro de hasta 50% de energía, al mismo tiempo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.

Karl Erivan W. Haub, director general del grupo, dijo al presentar el innovador proyecto, que la meta del grupo es cumplir con los propósitos del Protocolo de Kyoto: reducir en un 20% las emisiones de CO2 hasta el 2020.

Dentro de las innovaciones más significativas podemos destacar que el centro comercial funciona reciclando sus propios desperdicios. Por ejemplo, el suministro de energía para calefacción proviene hasta en un 75% del calor que pierden las instalaciones frigoríficas. El restante 25% lo suministra un equipo de aclimatación por geotermia basado en una bomba de calor que en invierno provee de energía proveniente del subsuelo y en el verano absorbe el calor ambiental para depositarlo en el subsuelo. Adicionalmente las puertas de vidrio de los refrigeradores y las paredes de cristal proveen de luz los pasillos con lo que se ahorra energía adicional.

No es de extrañar que este nuevo concepto de mercado se haya desarrollado en Alemania: la discusión en torno al medio ambiente y a los altos precios de la energía se encuentra omnipresente en la opinión pública. Inmerso en este contexto, para el grupo Tengelman la protección al medio ambiente es una de las prioridades desde hace cuarenta años: primero se estableció una especie de “código medioambiental”, así como medidas vinculantes en la administración del grupo; posteriormente se enlistó los productos nocivos para eliminarlos de los estantes, al tiempo que se hicieron esfuerzos para reducir la basura, sobre todo los empaques; “ahora la empresa se ocupa directamente de la protección al clima”, afirma Haub.

El grupo ha adoptado una serie de medidas agrupadas bajo la “iniciativa climática Tengelmann”, que van desde el uso de electricidad “verde”, proveniente de fuentes alternativas de energía, hasta la participación en el primer proyecto en Alemania que mide las emisiones de gas efecto invernadero que permite configurar un “balace de emisiones”. La última y más completa apuesta es el Klimamart: “Con esta combinación de medidas podremos reducir el consumo de energía a la mitad”, aseguró Haub. De esta forma, se conjugan en forma armónica el desarrollo económico con el respeto del medio ambiente.