Archive | Arboles

RSS feed for this section

¿Cómo es el árbol del Ginkgo Biloba?

Ginkgo biloba, conocido como árbol de culantrillo o albaricoque de plata japonesa, del género Ginkgo, de la familia Ginkgoaceae, es el único sobreviviente de un grupo de árboles muy antiguos.

Fósiles de Ginkgo han sido encontrados en las rocas del Jurásico y Cretácico, siendo que en la actualidad el único miembro sobreviviente de este género de árboles es Ginkgo biloba.

El árbol de Ginkgo más longevo tiene 3.500 años de antigüedad. Ginkgo es considerado el único puente existente entre las plantas inferiores (como los helechos y las coníferas) y las superiores, los árboles.

Ginkgo biloba es originario de China y su uso desde la antigüedad ha sido ornamental y medicinal. Su cultivo era tradicional en los jardines de los templos en Japón y China.

Hoy en día Ginkgo es cultivado por el creciente interés mundial de esta planta para el tratamiento de diversos problemas de salud.

Los árboles de Ginkgo biloba llegan a medir hasta 40 metros de altura. En China, algunos árboles ancestrales alcanzan los 50 metros.

Los árboles adultos suelen tener una capa frondosa con ramas largas e irregulares y su corteza es de color marrón, agrietada, con apariencia de corcho.

Ginkgo es un árbol muy resistente y es por ello que llegó a sobrevivir durante tantos años; existen ejemplares que cuentan con más de 2500 años de antigüedad.

Es por su extrema tolerancia que son ideales para los entornos urbanos, pues pueden sobrevivir en las condiciones más duras, y su siembra no es demasiado complicada.

El árbol se desarrolla en suelos húmedos bien drenados y muestra una preferencia por los sitios que serían adversos para otras especies, como el borde de los acantilados, las laderas de montañas rocosas, etc., lo cual demuestra su asombrosa capacidad para desarrollarse.

Las hojas, de color amarillo verdoso, miden de 5 a 10 centímetros y tienen forma de abanico. El nombre “culantrillo” hace referencia a la similitud de sus hojas con las de la planta culantrillo, un helecho de la especie Adiantum.

El valor ornamental del árbol de Ginkgo se aprecia mejor en otoño, cuando las hojas toman un hermoso tono dorado, y muestran la belleza de este follaje intenso durante solamente 15 días, antes de comenzar a caer.

Los árboles tardan de 20 a 35 años para alcanzar la madurez y producir semillas. Los árboles masculinos producen polen, mientras que los femeninos, una vez fecundados, producen grandes semillas que se desarrollan dentro de un fruto de color amarillo, que cae del árbol en otoño y se descompone en el suelo, desprendiendo un olor muy fuerte que algunas personas encuentran repulsivo. Estas semillas se recolectan para la siembra o para utilizarlas como injertos, conservándolas en frigoríficos para su estratificación.

Las semillas de Ginkgo se siembran en primavera, en compost arenoso. La germinación demora de 8 a 10 semanas, en invernadero o directamente en el suelo, cuando la temperatura no sobrepasa los 5 ° C. Las plantas se trasplantan cuando llegan a los 1.50 metros, crecimiento que puede tomar hasta 2 años.

Para que se desarrolle normalmente un árbol de Ginkgo no necesita de condiciones especiales. Debe recibir algunas horas de luz, todos los días, y requiere de una fertilización dos veces al año, con nitrógeno, fósforo y potasio.

El árbol de Ginkgo adulto es de gran belleza y tiene gran valor ornamental. El extracto de Ginkgo biloba para uso medicinal se produce con las hojas, las que se procesan para convertirlas en un polvo apto para el consumo humano con la mayor concentración posible de los principios activos, los que se utilizan como tratamientos naturales que brindan muchos beneficios a la salud.