61ª reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI)

Este lunes, se dio comienzo a la 61ª reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), además única organización mundial de regulación de la caza de ballenas. La asamblea fue celebrada en Funchal, una isla portuguesa en Madeira, y a ella concurrieron delegados pertenecientes a los 85 Estados miembros.

El propósito de la CBI, es apaliar las diferencias existentes entre los países que se encuentran favorables a la caza de ballenas, y los que se oponen; o al menos hacer que dichas diferencias no sean causa de la ruptura entre ambos campos.

El estadounidense William Hogarth, preside la CBI, y según el, los integrantes de la Comisión estarían capacitados a luego de cinco días de debate, prolongar un año las negociaciones iniciadas en 2008.

Por estas negociaciones es que se trabaja en el marco de “grupo de trabajo reducido”, y que se le adjudica a este, la tarea de hacer avanzar los temas considerados más urgentes. “Trataremos de extender ese proceso un año más. No creo que la gente esté dispuesta a esperar más de un año. Si no tememos respuestas en el año 2010, pienso que muchos países buscarán resolver esas cuestiones de otra manera”, agrega Hogart.

Según el mismo, existen al momento “progresos importantes”. Y a la vez están las negociaciones con Japón, es stand by, esperando un eventual acuerdo que apruebe que Japón reanude la cacería comercial “limitada” al mar frente a sus costas, a cambio de que reduzca sus cacerías científicas en el Antártico.

El ministro portugués de Medio Ambiente, Francisco Nunes Correia, planteo en la sesión de apertura de la comisión que es “consciente de que será difícil obtener un acuerdo para resolver todos los interrogantes que se plantean aún a la CBI”; Pero que espera ¨que los avances que se logren durante esta reunión contribuyan a la elaboración de un acuerdo justo y equilibrado, que podrá ser firmado en la 62º reunión de la CBI” en 2010, declaró.

Desde que entro en vigor en 1986 la moratoria que prohíbe la caza con fines comerciales, la CBI otorga permisos realmente escasos sobre la caza de ballenas, estos a la vez, deben tener una justificación científica o tradicional verdadera. Aun así desde entonces, alrededor de 40.000 ballenas han sido cazadas en el mundo por Estados que se niegan a someterse a la prohibición.